Bicho
Uno siempre se equivoca cuando habla del gato. Se le ocurre por ejemplo que junto a la ventana el gato se ha planteado en el fondo de los ojos un posible fracaso en la noche cercana. Pero el gato no tiene un porvenir que lo limite. A uno se le ocurre que medita, espera o mira algo y el gato ni siquiera siente al gato que hay en él. ¿Cómo admitir detrás del movimiento de la cola, una motivación, un juicio o un conocimiento? El gato es un acto gratuito del gato. El que aventure una definición debería proponer sucesivas negaciones al engaño del gato. Porque el gato, por lo menos el gato de la casa, particular, privado e individuo hasta las uñas, comprometido como está al vicio de nuestro pensamiento, ni siquiera es un gato, estrictamente hablando.
Joaquín Giannuzzi
« Anterior / Previous · El puesto del gato en el cosmos · Siguiente / Next »

1 comentarios en “El puesto del gato en el cosmos”


Gracias!! - Thanks!! - Photoblog Awards 2010  

  1. Lucia:


    que excelente texto
    tantas cosas le atribuimos a cada gesto del gato… pero son todas nuestras.. es triste eso